0

Francis Alÿs

8aaeac9fc2a0a4adb9b8bacdc3c7b3b87fb7d88bc4aee5b8bdaec29dbbb5c29bb9cdbbcac4ac88c6c7cd62b2c8ad82b58bd4c69cc391c666baa59493

Alys, Francis

Alys, Francis

francis_alys_untitled_d5413502h

índice

Con motivo de su exposición en el MALBA (Fundación Costantini de Buenos Aires), el programa de RTVE Metópolis recuperó para su archivo AlaCarta online, el monográfico que dedicó en 2003 a Francis Alÿs, uno de los artistas más escurridizos a la vez que más cotizados.
Aparte de su interesante producción como artista de acción, recogida en vídeos como el que podéis ver a continuación (A veces hacer algo no lleva a nada), me gustaría destacar su faceta como pintor. Y dentro de ella, los dibujos (estudios) preparatorios.
Según las declaraciones de Francis Alÿs a Metrópolis, la pintura constituye para él una manera de evaluar su posición como individuo con relación a los momentos puntuales en los que se desarrollan sus proyectos. Se trata de un proceso muy lento donde el tiempo se detiene. Y parte de ello sirve para reevaluar el concepto original y traducirlo a un lenguaje diferente.
Alÿs intenta mantener las imágenes de sus cuadros tan abiertas como sea posible. Mucha gente mirará un cuadro de formas más relajada que un vídeo o una fotografía, incluso cuando la intención detrás de todos ellos sea la misma.

Por Mario Rodríguez Ruiz.

0

Tempus fugit

Cuando Caravaggio pintó su conocido Cesto con frutas a finales del siglo XVI, presentó una pintura que denota el paso del tiempo: si nos fijamos detenidamente en la fruta y en las hojas descubriremos numerosos indicios de que el proceso de descomposición ha comenzado.

En el film Stil life, Sam Taylor-Wood aborda el mismo tema. La música es de Keith Kenniff. El trabajo se puede ver en el Exploratium (San Francisco, EEUU).

 

Por Johnatan Pascual.

0

Bill Viola: Six heads

Me gustaría presentaros la obra de Bill Viola (Nueva York, 1951). Uno de los artistas que más me impactaron allá por los años 90, cuando era alumno de la Facultad de Bellas Artes de Valencia y empezaba a profundizar en el conocimiento del arte. Para los que no lo conozcáis todavía, Viola es uno de los artistas contemporáneos más importantes. Sus trabajos se desarrollan desde la base del videoarte, en constante diálogo con la instalación, la perfomance y la pintura. Son obras que te hacen reflexionar sobre las cuestiones fundamentales de la existencia humana: ¿Qué significan las emociones que siento?, ¿Qué sentido tienen la vida y la muerte?

Como muestra podemos ver la obra titulada Six Heads, 2000. En ella presenta el rostro de un mismo hombre repetido seis veces. Todas las cabezas experimentan durante 18 minutos una transformación emocional que va desde del reposo al dolor pasando por incertidumbre, alegría, angustia, tristeza e ira.

Si queréis saber más sobre Bill Viola, os recomiendo el capítulo de Metrópolis (TVE) dedicado a su obra. También os aconsejo la lectura del artículo “La pintura dilatada en el tiempo” incluido en el libro de Almudena Fernández Fariña titulado Lo que la pintura no es. Es uno de los libros más interesantes que he leído sobre la creación artística contemporánea. Y parte de la revisión de la teoría de la Escultura en el Campo expandido de Rosalind Krauss.

Por Mario Rodríguez Ruiz.