Transferencia de pintura acrílica

Si observas esta imagen, probablemente pensarás que se ha salpicado pintura de color rojo sobre un fondo texturado. Pero en realidad, las salpicaduras de color se ubicaron exactamente donde nos interesaba. ¿Quieres saber cómo hacerlo? En Diseño Básico.com te vamos a explicar cómo.

Los materiales que necesitarás son:

  • Tablero de DM o de contrachapado.
  • Pintura acrílica.
  • Látex.
  • Rodillo.
  • Brocha.
  • Pincel.
  • Plástico resistente (lo puedes comprar por metros en una ferretería)

1. Prepara un tablero con una imprimación con color plano, o con una determinada textura. En esta caso elegimos aplicar la técnica del grattage. Sobre un tablero de DM aplicamos capas de pintura acrílica de diferentes colores, que lijamos una y otra vez, con una lija de taco de grano grueso. Los surcos que se observan son las marcas de la brocha con la que se aplicaron las sucesivas capas de pintura.

2. Salpica con un pincel pintura acrílica de un color que contraste con la imprimación sobre un trozo de  plástico. Importante: la pintura se debe mezclar con un poco de agua. La necesaria para que gotee, sin que pierda opacidad. Puedes sustituir la salpicadura por un brochazo o cualquier otra forma.

 

3. Una vez que seque esta salpicadura de pintura roja, prueba diferentes opciones para situarla sobre el tablero. En la imagen puedes ver cómo probamos tres opciones diferentes, y las fotografiamos para que nos sirviesen luego de orientación.

4. Cuando ya te hayas decidido, aplica látex en la capa donde está la pintura, y también en el tablero (no te preocupes si ves el látex de color blanco, porque al secar se vuelve transparente).

4. Nada más aplicar el látex, es decir cuando todavía está húmedo, sitúa la salpicadura, el brochazo o la forma que elijas, en el lugar que hayas elegido sobre el tablero, de forma que coincidan las capas donde has aplicado el látex.

5. Es el momento de dejarlo secar. Como el plástico no es absorbente, tardará bastante, especialmente en invierno. Nosotros solemos dejarlo toda una noche para asegurarnos.

6. Una vez seco, sólo tienes que tirar con cuidado como te mostramos en la imagen. De esta forma, la pintura quedará adherida al tablero. Y podrás reutilizar el plástico en próximas experimentaciones.

Si lo vas a fotografiar a escanear, es conveniente que apliques medio acrílico o barniz mate a toda la superficie. De esta forma evitarás problemas de reflejos indeseados.

A continuación otra aplicación de esta misma técnica. En este caso, no se aplicó una salpicadura, sino una mácula de color turquesa sobre un tablero de contrachapado imprimado con gesso aplicado con rodillo. Para aplicar la mácula dibujamos un círculo sobre un tablero y lo rellenamos con pintura acrílica diluida con un poco de agua. Para aplicar la pintura utilizamos la brocha que veis en la imagen. Acto seguido situamos el plástico sobre el círculo, cuando la pintura estaba totalmente húmeda, y sin dejar que secase, retiramos el plástico.

En el vídeo puedes ver el momento en que retiramos el plástico.

En la siguiente imagen puedes ver el resultado final.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.